Cómo empezó todo

Allá por el año 1.978 abre sus puertas el que sería el primer restaurante dentro del conjunto de Cuevas del Vino de El Molar. El restaurante Bodega El Matador fue una apuesta personal de Antonio Valdeavero Ponce que supo apreciar el potencial oculto que atesoran los muros de estas antiguas bodegas. A partir de ese momento lo que hasta entonces constituía un patrimonio local disfrutado casi exclusivamente por los molareños pasó a convertirse paulatinamente en un entorno apreciado y elegido por un creciente número de visitantes que sobre todo los fines de semana se acercan a ellas buscando un lugar único y diferente en el que disfrutar de una gastronomía tradicional de calidad aderezada con el trato cercano y familiar que damos a nuestros clientes.
Los restaurantes Bodegas El Matador se encuentran en el conjunto de antiguas bodegas conocido como las Cuevas de El Molar. Su origen histórico se remonta a la época de dominación árabe de estos territorios del noreste madrileño. Las bodegas han sido empleadas a lo largo de los siglos para la elaboración artesanal de vino que aún en nuestros días continúa realizándose en el interior de grandes tinajas de barro. El Molar con sus más de doscientas bodegas constituye uno de los ejemplos más representativos y mejor conservados de la arquitectura tradicional de bodega en la Comunidad de Madrid.